Blogia
* Soul Revival *

Desintoxicación.

Desintoxicación.

Reiki y Desintoxicación.

Cada día que avanzamos en la comprensión de las enfermedades de nuestro mundo actual llegamos a una conclusión casi irrebatible: la intoxicación imperceptible de nuestro organismo cada día, como causante central de la enfermedad.

Ocurre que no nos damos cuenta que muchas veces somos nosotros mismos los que involuntariamente generamos la intoxicación y el consecuente daño, sea en el corto, mediano o largo plazo. Por ejemplo cuando nos molestamos, según muchos científicos, se generan toxinas que del estómago suben a nuestra boca para reciclarse, o pasar al torrente sanguíneo, cuando la cantidad de toxinas sobrepasa los limites posibles de ser administrados. La sangre solamente circula con dichas toxinas que van alojándose en tejidos de nuestro sistema; a medida que más toxinas se alojen en tal o cual órgano, será uno de los motivos determinantes de su degeneración y enfermedad.

Pero también pasa algo semejante cuando nuestro despertador es nada menos que la alarma de nuestro celular, el mismo que se encuentra a escasos centímetros de nuestra cabeza y encima de la mesa de noche. La radiación que genera el campo electromagnético desde el amanecer nos da el saludo matutino; como sabemos esta radiación del aparato celular genera un estrés en nuestras células y aún se investiga el tipo de consecuencias perniciosas para nuestra salud. Claro que ahí no queda todo, ya en la ducha usamos el champú que contiene una serie de químicos, que seguramente no conocemos, y que probablemente jamás sabremos si son o no perjudiciales para nuestro cuero cabelludo o salud en general.

Acto seguido iniciamos la mañana con un cafecito sintético, con embutidos teñidos de colorantes, preservantes y saborizantes. Para todo esto hemos estado viendo las noticias por el Cable en el TV del dormitorio y el de la cocina, que como también sabemos irradian un campo electromagnético estresante de nuestras células; pero que las investigaciones aún no terminan de definir hasta que punto hacen daño.

Cruzamos la ciudad en medio de la polución matutina para inmediatamente conectarnos al internet en una pantalla de 17 pulgadas a todo color y con una PC de alta generación, muy veloz y eficiente. Un poco más radiación, además de la mala postura en mi silla no-ergonómica, pero con un cafecito sintético que me levanta.

Aún no he prendido un sólo cigarrillo porque no quiero contaminarme desde muy temprano, pero la mañana pasa volando, he recibido como 7 llamadas al celular y otras tantas del teléfono fijo, hasta que llega la hora del refrigerio y felizmente cerca a mi oficina hay un restaurante de comida chatarra deliciosa; tenemos muchos combos para escoger, con gaseosas llenas de colorantes y saborizantes, así como hamburguesas sazonadas con nuevos saborizantes, aromatizadores y mezclas alucinantes que aparentan una carne deliciosa.

Ahora si enciendo mi primer cigarrillo ultra ligth procesado con muchísimos químicos para suavizarlo a fin de que no raspe la garganta y emita fuertes olores, de esos que se impregnan en las alfombras y asientos del auto. Durante mi almuerzo no he tenido más que una llamada al celular, o sea, que casi he almorzado sin mayor estrés.

Ya en la oficina se impone un cafecito sintético con azúcar blanca, inicio la contestación de mis correos electrónicos, despacho algunas cartas que debo firmar mientras veo las noticias por cable del TV de mi oficina. La tarde pasa también volando entre llamadas recibidas y contestadas, hasta que finalmente vuelvo a cruzar la ciudad con un tráfico vehicular típico entre los gases y ruidos propios del parque automotor.

Esta descripción que nos puede sonar a caricatura, lamentablemente se da en realidad en muchas vidas actuales y con peores exposiciones al estrés, no sólo por el estilo de vida, sino también por la gran cantidad de aparatos electromagnéticos que nos rodean, facilitándonos la vida por un lado, pero perjudicándonos por otro silenciosamente.

Hace unos años supe de un amigo muy enfermo que el médico le pidió que se mude de domicilio, tenía un cáncer estomacal; la razón según el galeno era que a pocos metros de su vivienda la compañía de energía eléctrica había instalado el transformador que abastecía al condominio. Fue ahí que recién me enteré que los campos electromagnéticos son perjudiciales para la salud, y que algunas personas degeneran con mucha velocidad enfermedades frente a la exposición continua de estos agentes estresantes del sistema inmunológico.

Hoy en día cualquier aprendiz de Reiki sabe que esta energía maravillosa, que transferimos a través de diversos métodos, refuerza enormemente el sistema inmunológico. Principalmente aconsejamos a nuestros alumnos que se detengan más tiempo al momento de hacer imposición de manos en la zona del Timo, justo debajo del esternón. Y, es que el Timo, genera sustancias que fortalecen el sistema inmune de nuestro organismo; sin embargo, como reikistas debemos ser más observadores y detectar el estilo de vida de nuestros amigos, familiares o personas que acuden por una terapia. Es probable que muchos de ellos estén expuestos en forma constante a la cólera, fuertes preocupaciones, así como ingiriendo alimentos elaborados con transgénicos, preservantes, colorantes, saborizantes, etc.; o, también, acostumbren a tener en su dormitorio el televisor y la computadora, así como otros equipos electromagnéticos que van minando poco a poco su salud emocional, física y mental.

Debemos comprender nuestro mundo actual y saber convivir con todos sus defectos así como apreciar también sus bellezas; hagamos lo posible por desintoxicarnos cada cierto tiempo. Esa idea de salir a la naturaleza a caminar, escalar, acampar lejos del mundanal ruido, cada vez se torna más una necesidad que una simple diversión o lujo, sobre todo para nuestra salud integral.

Hasta el próximo jueves,

Juan de la Piedra
Editor

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

jorge marsano -

LOS OCEANOS SE ESTAN VOLVIENDO MAS ACIDOS: Una investigación
demuestra la progresiva acidificación del mar. Científicos en la UNESCO dan la
alerta y piden mayor investigación.

El mundo esta dirigido por verdaderos locos ¿que podemos hacer los ciudadanos sin poder?
gracias,
jorge.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres